image image image image image image image image image image image image
DIVINA  Era una niña, una niña que estudiaba en un colegio de monjas. Ellas nos iban alejando de la naturaleza a base de puntuales represiones, de una carga pesada de miedos y de culpas.
LOS BOSQUES DE MAINE SEGUNDA EDICIÓN. Los bosques de Maine es uno de los relatos más tempranos y detallados del proceso de cambio en el Hinterland americano. Thoreau hace gala de una inmensa destreza al escribir sobre la naturaleza a través de su capacidad de observación y su compro-miso de vivir conforme a ella. 
VÍNCULOS SECRETOS
Esta novela, que sigue la estela de la ficción de investigadores de lo sobrenatural y explora el uso y el abuso del poder en los gobiernos disfuncionales, comienza con la llegada de William Mawolo, un extraño de la capital, a un pueblo fronterizo de alguna parte de África.
CANCIÓN MUDA Canción muda, relato posmoderno y fragmentario que ensambla personajes y situaciones delirantes entre California y Belgrado pasando por Calgary y Zagreb, cierra y da nombre a esta antología de relatos seleccionada por el propio autor en 2009.
FUNÁMBULOS CIEGOS Un psicopedagogo se traslada a un pueblo del sur para trabajar con niños autistas. A través de su diario vemos su modo de entender esa misión, pero descubrimos también que en su vida hay una clara senda de reconstrucción. Ese es el segundo tema del libro: el afán de superación de alguien que sabe que nadie es perfecto.        
EN LA FRONTERA DEL COLOR   Los nueve cuentos de En la frontera del color (título original: The Wife of His Youth and Other Stories of the Color Line, 1899) nos hablan la vida rural del Sur y la urbana del Norte en un momento de enormes transformaciones en la sociedad norteamericana, a través de historias de esclavitud y de raza, de sangre mixta, de conflictos políticos y psicológicos, de relaciones de género problemáticas dentro de la comunidad negra
4ª EDICIÓN Stoner se presenta como un canto a la dignidad de la vida, pese a sus miserias y a sus decepciones; como un himno a la belleza de los pequeños gestos; como una loa a los instantes de quietud y de paz.
Su lectura reconforta tanto que obligará a los hombres y mujeres a retomar las páginas del libro en cuanto se les presente la menor ocasión. No lo tengan a mano cuando cojan el coche, o se eternizarán en los semáforos… Ariadna G. García (Culturamas)                        
EL MONO EN EL ESPEJO  
“Un estudio psicológico y sociológico que, en un arriesgado mortal sin red, nos hace aterrizar de repente en el terror que mantiene, agudiza y redimensiona toda su carga simbólica”. (X.M. Eyré, A NOSA TERRA)    
LOS SULTANES DEL YEMEN
En octubre de 1998, el autor de esta obra y su mejor amigo emprenden un apasionante viaje a Yemen siguiendo las huellas del poeta Rimbaud
COLGADOS DEL SUELO Ramón Betancor demuestra un gran dominio del lenguaje y del ritmo narrativo, administrando con acierto las dosis adecuadas de intriga y sorpresa, cosa que irremediablemente nos empuja a  querer descubrir más. La Recacha  
ARQUÍMIDES ESTÁ EN EL TEJADO   Arquímedes está en el tejado es la historia de un soldado llamado «Vinci» que por azar termina sirviendo en la guardia del famoso matemático
CAHIER
Isabel Bono lee el periódico con unas tijeras en la mano. Se ajusta sobre la nariz, a modo de gafas, los ojos de esas tijeras y repasa las páginas buscando frases o palabras sueltas que aún no hayan sido asfixiadas por la realidad

Novedad

so182

Novedad

so180

Novedad

dp13

Novedad

so61b

Novedad

so181

Novedad

t25

Novedad

s153

Novedad

s150

Novedad

s148

Novedad

s151

Novedad

s149

Novedad

s156

Alguno de Nuestros Autores

  • Bolaños, Santiago

    santiagobolaoswebnació el 3 de Marzo de 1961 en el norteño pueblo de Sta. M. de Guía en Gran Canaria. Sería el 1º de cinco hermanos. Una vez cumplidos lo...
  • Borra, Arturo

    arturoborraweb

    (1972, Argentina) reside en España desde 2004. Ha escrito los poemarios La vigilia del deseo (1998), La sombra del mediodía...
  • Brito, José Manuel

    jmbritoweb

    nace en Arucas (Las Palmas) en 1959. Es autor de los libros: Relatos del Ocaso Desnudo (CajaCanarias, Sta. Cruz de Tenerife, 1997), con e...

Recomendamos

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Libro del mes

dp7b

También nos puedes seguir en:

                         twitter    facebook 

Inicio
Prev
1
Brisa que recorre el mundo
Jueves, 05 de Marzo de 2015 11:46




Nacho Tajahuerce Sanz
El rostro del mundo
Baile del Sol, Tenerife, 2014


BRISA QUE RECORRE EL MUNDO

Hay libros comprometidos por un mundo más justo y habitable y libros íntimamente ligados a la esencia misma del ser humano. Ambas clases de libros son necesarias en poesía. En El rostro del mundo (Baile del Sol, 2014), el último poemario de Nacho Tajahuerce, estas dos sensibilidades parecen convivir sin necesidad de solaparse ni de darse codazos: el libro del compromiso social no estorba ni predomina sobre el libro de la intimidad. Se suceden, se dan la mano, se complementan. En esto, el poeta parece conciliar dos grandes tendencias, en otro tiempo enfrentadas, de la poesía española: la de los autores adscritos al canon figurativo y la de aquellos otros ubicados en un territorio metafísico de confusa acotación. 

Y es que, por una parte, como Aristóteles, también Tajahuerce sostiene que el ser humano es un zóon politikon (es decir, un animal político) y, por tanto, toda expresión cultural no escaparía a esta idea de que cualquier actividad humana está ligada a una concepción política. Esto, sin duda, suscita una doble pregunta, que el propio autor parece poner sobre la palestra de una manera muy sutil en El rostro del mundo: ¿Qué cometido se le otorga a la poesía contemporánea en esta realidad globalizada que es el siglo XXI? Y en consecuencia, ¿qué papel podrá desempeñar el compromiso en un mundo que no parece capaz de proponer modelos políticos, socio-económicos e ideológicos como alternativas al neoliberalismo capitalista?

Que Nacho Tajahuerce sea un autor comprometido y conocedor de su responsabilidad civil y artística no está reñido con ser consciente de las limitaciones que la palabra padece para incidir de forma efectiva en la sociedad a la que uno pertenece: “las palabras han perdido todo su significado,/ como los amigos inservibles, / como los rayos de sol al atardecer”. Pero también sabe que la exigencia formal va en detrimento de una estética comunicable que supedita ese “arma cargada de futuro” a un lenguaje sencillo y a un tono coloquial. 

Aunque su voz poética no aspira a vivir en los pronombres ni a convertirse en altavoz de quienes padecen las injusticias sociales, el sujeto que está detrás del discurso acepta dirigirse a la segunda persona del singular para que el mensaje sea lo más directo posible, pero siempre dando cuenta de una realidad inestable de la que él también forma parte: “La solución/ disimula detrás de ti./ Lástima que no tengas ojos/ en la nuca”.

Dicho todo lo anterior, resulta obvio que Nacho Tajahuerce valora la poesía como un discurso útil y que esa utilidad se entiende desde unos términos de realismo y verosimilitud: según él, la poesía es necesaria sólo si guarda relación con la vida corriente de un mundo contemporáneo. Por eso, la utilidad de su poesía es más una utilidad ética que política.

En ocasiones, parece que el autor trata de eliminar las barreras entre lo público y lo privado, lo que a su vez implica diluir aquella falsa dicotomía entre “pureza” y compromiso. La evidencia de que toda poesía refleja el tiempo en que fue escrita pone de relieve la oposición artificial entre una estética incontaminada por el mundo y otra atenta a la pulsación cotidiana. 

Pese a que Nacho Tajahuerce es consciente de que el mundo no se puede reinaugurar, sigue confiando en el impulso transformador que supone todo acto creativo. Es la suya, en consecuencia, una poesía abiertamente realista y enraizada en la ética, una poesía desde y para la vida. 

Tajahuerce es una suerte de flâneur posmoderno, un personaje que transita por un mundo contemporáneo lleno de paradojas y sinsentidos: el ser humano como ente social pero que vive en soledad, que busca la cara esperanzadora del progreso pero encuentra la cruz amarga de la marginación. Ante este panorama desalentador, Tajahuerce emplea su mejor arma: la ironía, esa forma distinguida del humor que mejor sortea cualquier atisbo de patetismo. Nacho Tajahuerce sabe bien que el desenmascaramiento retórico es un proceso ineludible para conseguir el desenmascaramiento ideológico. Por ello, ataca, desde dentro del poema, los sistemas de representación del poder y asume que la transparencia de la lengua es la mejor estrategia combativa. 

Existe una dicotomía retórica en su poesía, como antes señalaba: una vía de corte realista que inaugura el libro y otra de ascendencia simbolista, presente en la segunda parte, donde se esgrime un patrón estético fundamentado en el adelgazamiento o en la práctica desaparición de la anécdota: “Somos la brisa que recorre el mundo”.

La desmitificación del arquetipo de poeta es una de las mejores bazas del autor para conseguir esa pátina de “normalidad” en el desarrollo de la actividad poética, como bien refleja este verso sentencioso: “Fermín Cacho fue el mejor poeta de finales del siglo XX”. Es decir, el poeta como un atleta de fondo que practica la soledad para muscular el pensamiento.

Resulta evidente que, para el autor, el compromiso ya no sirve de soporte para un yo heroico, sino que se traslada hacia el personaje común y, en ocasiones, incluso marginal: el hombre de la calle acomoda su máscara rutinaria al rostro del autor (que termina por ser el rostro del mundo), cronista objetivo de las desigualdades e injusticias actuales.

Nacho Tajahuerce, en resumen, concibe el poema como una herramienta susceptible de transformar la realidad que presenta. Esa utilidad resulta el elemento mediador entre la historia y las historias (es decir, entre la Historia con mayúsculas y la intrahistoria o acontecer cotidiano). Poesía como instrumento de protesta ante la pasividad y la injusticia sociales. Poesía como territorio donde atreverse con los conflictos colectivos o reivindicar las utopías comunitarias. Y también, dentro de esa posmodernidad en la que se inscribe El rostro del mundo, poesía como expresión del desengaño derivado de la incapacidad del lenguaje, el discurso o la mirada para dotar de coherencia al mundo. Pero también poesía, al fin y al cabo, como la mejor manera (y la más hermosa) para intentarlo.


Jesús Jiménez Domínguez

[Revista Clarín, nº 114, págs. 66-67]


Inicio
Prev
1

Búsqueda de Libros

Texto a Buscar: 
Buscar en: 
Autores
Título
ISBN
Descripción
Categoría: 
image

mcu

Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura

Ediciones Baile del Sol

Recepción de Obras

Debido al gran número de originales pendientes de valorar, suspendemos la recepción de los mismos temporalmente

Popup Module

This is the Popup Module feature. Assign any module to the popup module position, and ensure that the Popup Feature is enabled in the Gantry Administrator.

You can configure its height and width from the Gantry Administrator.

More Information